• resolucion
  • capacitacion
  • capacitacion desarrollo organizacional
  • Gerencia del cambio organizacional

CUIDADO CON LA GUILLOTINA

¿Necesitas girar instrucciones precisas y altamente efectivas? Ahora bien, responde esta pregunta ¿Eres un líder al estilo de María Antonieta, Reina de Francia, que ignoraba a su pueblo? O ¿Eres un líder que sabe ganar y comprometer los corazones y las mentes de sus seguidores, como lo hizo el Papa Juan Pablo II?  

 

Ahora bien, mientras estás leyendo este artículo algún gerente en cualquiera parte del mundo debe estar girando alguna instrucción, con el firme objetivo de alcanzar un nivel óptimo en sus operaciones, pero tristemente nos encontramos con estilos que sencillamente no mueven la voluntad de los trabajadores, simplemente porque no comprenden lo que ellos sienten, viven y menos lo que ellos padecen.

 

Sí ignoras el clamor de tus trabajadores y nunca te acercas a ellos, ni escuchas sus requerimientos, y piensas que todo te debe caer del cielo, sin hacer ningún esfuerzo por ganártelo, por el simple hecho que tú eres su jefe, y por ello te deben querer y obedecer, entonces indeteniblemente, tarde o temprano  te tendrás que inclinar ante una guillotina para extender tu cuello, tal como lo hizo María Antonieta Reina de Francia en 1793, y pocos segundos antes que el verdugo tire de la guillotina y tu cabeza caiga entre tus piernas, te preguntarás: ¿Pero por qué a mí, si yo soy el jefe(a), por qué me tratan así?, inmediatamente buscarás el o los culpables de ese acto de sublevación, siendo el único responsable de tu caída el simple hecho de ignorar la mente y los corazones de tus trabajadores.

 

Resulta muy irritante que las personas ignoren las situaciones críticas que atraviesan los demás, ahora imagina que seas tú quien está pasando por alguna situación crítica, bien sea de salud, familiar, económica, y las personas que te rodean en tu trabajo no hagan el más mínimo esfuerzo para comprender lo que tú estás viviendo, que te ignoren, que te vean y oigan padeciendo, y no tengan la menor intención de interesarte por lo que te suceda, inmediatamente sientes que son apáticos, inhumanos, fríos e insensibles, ¿Cierto? Ahora llevémoslo a una escala de mayor intensidad, imagina que eso te suceda con tu jefe, que sea el líder de tu organización que realmente no le interesa lo que te suceda, es una situación irritante ¿Verdad?

 

Entonces, sí ya sabes lo que se siente, evita a toda costa tener una mentalidad de Reina de Francia, rompe esa burbuja, no ignores a tus trabajadores, no pienses que por el simple hecho de ser quieren eres deben quererte, y menos cumplir con tus órdenes.

 

¿Y cómo logras evitar que te pasen por la guillotina? Simple, tómate el tiempo necesario para evaluar el estado emocional de tus trabajadores, valora rápidamente las consecuencias negativas y positivas de tus ordenes, lo que implicaría, ten paciencia, procura emociones positivas hacia ti, escúchalos, camina entre ellos, que los trabajadores sepan que son importante para ti y para la empresa, y observarás como te ganarás los corazones y las mentes de tus trabajadores, potenciando al máximo tu empresa ¡Qué esperas para ganártelos!

 

Artículo Publicado en: Nueva Prensa de Oriente
 
Fecha: 13 de Noviembre del 2017
 
Columna: Gps Empresarial

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar